Si acudes a un bar restaurante en Hospitalet de Llobregat (Barcelona), probablemente tengas en mente consumir algunas tapas. Los embutidos son deliciosas preparaciones en las que se embucha una tripa, sintética o natural, con diferentes ingredientes. Posteriormente se consumen curados, cocidos, crudos o ahumados.

Entre los que puedes encontrar en un bar restaurante en Hospitalet de Llobregat (Barcelona) figura en primer lugar el fuet, que es curado y tiene la piel blanca por la presencia de hongos. Estos microorganismos son fundamentales para su maduración, la cual le proporciona un sabor final distintivo. Las longanizas contienen carnes menos grasas. Son más anchas, se aliñan con especias más fuertes y su tiempo de curación es más prolongado.

El bull es otra familia de embutidos, entre los que encontrarás el blanco, muy suave y de color claro. El de hígado es también pálido y está hecho con esta víscera del cerdo, motivo por el cual su sabor te recordará al del paté. El negro lleva sangre, panceta y cabeza del mismo animal; tiene partículas de grasa blanca y su aspecto es parecido al de las morcillas.

Las butifarras son otra forma de preparar la carne de cerdo: te encantará. Existen cuatro variantes principales, y todas se venden cocidas. La blanca es un ingrediente indispensable de platos emblemáticos como la escudella; la negra, a la que se añade sangre, es excelente a la brasa, acompañada de pa amb tomàquet. La butifarra de huevo lleva este ingrediente, lo que le confiere un color amarillo, y papada. Por último, la del perol se elabora con la cabeza y ciertas vísceras, y está buenísima con compota de manzana.

Todos estos embutidos se disfrutan mejor cortados en rebanadas finas, para apreciar su textura, color y aroma. Es la manera como los presentaremos en Plats i Vermut cuando los pides como tapas. Sin duda, obtendrás la más placentera de las experiencias.